En esta auspiciosa ocasión, en la que conmemoramos el nacimiento de Buda, su iluminación y su entrada en el Mahaparinirvana, ofrezco mis saludos a los compañeros budistas de todo el mundo.

Buda Shakyamuni nació como príncipe del clan Shakya en la antigua India hace unos 2.600 años. Las tradiciones pali y sánscrita declaran que el Buda alcanzó la iluminación al amanecer del día de luna llena que llamamos Buda Purnima. Ambas tradiciones coinciden en que no estaba iluminado desde el principio, sino que se convirtió en Buda al reunir las condiciones adecuadas y esforzarse por acumular las dos acumulaciones, de mérito y sabiduría. Según la tradición sánscrita, tuvo que hacerlo durante muchos eones. En virtud de ello, manifestó los cuatro cuerpos de un Buda: el cuerpo de la verdad natural, el cuerpo de la verdad de la sabiduría, el cuerpo del disfrute completo y el cuerpo de la emanación.

La absorción completa de un Buda en la meditación sobre la vacuidad es el Cuerpo de la Verdad de la Sabiduría, a partir del cual se manifiesta en diferentes formas. El Cuerpo de Goce Completo es perceptible por los bodisatvas aryas, mientras que el Cuerpo de Emanación es visible para todos. El Buda Shakyamuni era un Cuerpo de Emanación Supremo, fuente de un flujo continuo de actividades en beneficio de los seres sensibles.

La enseñanza del Buda es esencialmente práctica. No es sólo para un grupo de personas o un país, sino para todos los seres sensibles. Las personas pueden seguir este camino según su capacidad e inclinación. Yo, por ejemplo, empecé mi educación budista de niño y, aunque ahora tengo casi 86 años, sigo aprendiendo. Por eso, siempre que puedo, animo a los budistas que conozco a ser budistas del siglo XXI, a descubrir lo que realmente significan las enseñanzas y a ponerlas en práctica. Esto implica escuchar y leer, pensar en lo que se ha escuchado y leído y familiarizarse profundamente con ello.

Aunque nuestro mundo ha cambiado sustancialmente desde la época del Buda, la esencia de su enseñanza sigue siendo tan relevante hoy como hace 2.600 años. Tanto la Tradición Pali como la Tradición Sánscrita poseen métodos para alcanzar la liberación de la ignorancia y el sufrimiento. El consejo de Buda, expresado de forma sencilla, era evitar dañar a los demás y ayudarlos siempre que podamos, de la forma que sea posible.

Podemos empezar a hacerlo reconociendo que todos los demás son como nosotros en el sentido de que desean la felicidad y les repugna el sufrimiento. Buscar la alegría y liberarnos del sufrimiento es un derecho de nacimiento de todos los seres. Pero la felicidad personal depende en gran medida de cómo nos relacionemos con los demás. Al desarrollar un sentido de respeto por los demás y una preocupación por su bienestar, podemos reducir nuestro propio egocentrismo, que es la fuente de muchos de nuestros propios problemas, y aumentar nuestros sentimientos de bondad, que son una fuente natural de alegría.

En este auspicioso día, los budistas celebrarán servicios de oración en lugares sagrados como Bodhgaya, Lumbini y Kandy, así como en otros lugares budistas. Unámonos todos para hacer cuanto podamos para superar las amenazas globales a las que nos enfrentamos, incluida la pandemia del Covid-19 que ha traído tanto dolor y penurias a todo el mundo.

Con mis oraciones y buenos deseos,

El Dalai Lama

26 de mayo de 2021

One Comment

  1. Así es, así es, así es. Larga vida HHDL

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *