DestacadoNoticiaTíbet hoy

Declaración del Sikyong sobre el 62º aniversario del Día Nacional del Levantamiento del Pueblo Tibetano

Lobsang Sangay
Presidente del Gobierno Tibetano en el Exilio desde 2011.

10 DE MARZO DE 2021
62º aniversario del Día Nacional del Levantamiento del Pueblo Tibetano.

Hace 62 años, tal día como hoy, en Lhasa miles de tibetanos se levantaron al unísono para protestar contra el Gobierno de la China comunista. La Administración Central Tibetana recuerda y honra el valor y el espíritu de los mártires. Recordamos también a los tibetanos dentro del Tíbet que siguen bajo la tiranía. Nuestras oraciones y pensamientos están con ellos y mantenemos nuestra solidaridad hacia ellos.

El 10 de marzo de 1959, Su Santidad el XIV Dalái Lama fue invitado a una representación teatral en el cuartel general del ejército chino en Lhasa. Un día antes del evento, se pidió a Su Santidad que asistiera al acto solo, sin sus guardias.

Cuando esta información llegó al pueblo, miles de tibetanos formaron una cadena humana alrededor del palacio de Norbulingka para proteger a Su Santidad. Siete días después, proyectiles procedentes de dos morteros disparados desde un cercano campamento del ejército chino cayeron frente a la puerta norte del palacio, y Su Santidad se vio obligado a abandonar el palacio esa misma noche. A primera hora del 20 de marzo, se inició una lluvia de proyectiles y ráfagas de disparos sobre el pueblo tibetano y en los días siguientes miles de personas fueron masacradas. Estos actos confirmaron una vez más que China, que se había posicionado como “liberadora” desde que invadió el Tíbet en 1949, era, de hecho, el opresor colonizador.

Más de un millón de tibetanos han perdido la vida en las últimas seis décadas bajo el dominio chino. Hoy nos hemos reunido para llorar colectivamente esta pérdida. Pero también estamos aquí para destacar la imperturbable resistencia de los tibetanos en el Tíbet, que incluso bajo la amenaza de perder la vida, siguen protestando para proteger y preservar nuestra lengua, nuestra religión, nuestra tierra y nuestra identidad.

El 19 de enero de este año, Tenzin Nyima, un monje de 19 años del monasterio de Dza Wonpo, en la prefectura de Karze, murió a causa de las heridas sufridas en prisión. Había sido brutalmente torturado. ¿Cuál fue su delito? Había participado en una protesta pacífica. No podemos dejar de pensar en el destino de otros jóvenes monjes y laicos que estuvieron en la misma protesta en noviembre de 2019 y que también fueron detenidos y encarcelados.

Apenas un mes después de la muerte de Tenzin Nyima, otro preso político tibetano, Kunchok Jinpa, un guía turístico de 51 años del municipio de Chagtse, en el condado de Driru, murió a causa de las heridas infligidas mientras estaba en prisión. Cumplía una condena de 21 años de prisión desde 2013 por su presunta participación en la difusión de noticias a medios de comunicación extranjeros sobre protestas medioambientales locales y de otro tipo en su región. Las trágicas historias de Tenzin Nyima y Kunchok Jinpa ayudan a ilustrar la espantosa realidad del Tíbet.

En su informe anual del año pasado, la Comisión Ejecutiva del Congreso de los Estados Unidos sobre China (US CECC por sus siglas en inglés) informó del deterioro de los derechos humanos y la libertad religiosa en China. Expresó su preocupación por la sinización de la identidad tibetana por parte del gobierno chino y por las detenciones arbitrarias generalizadas de tibetanos. De hecho, la Administración Estatal de Asuntos Religiosos de China elaboró el mes pasado una orden titulada “Medidas Administrativas para el Personal Religioso”, cuyo objetivo es aplicar nuevas restricciones a las reuniones, enseñanzas y actividades religiosas. La nueva orden, que entrará en vigor a partir de mayo de 2021, también pretende erradicar la supuesta “influencia extranjera”.

Un ejemplo crucial del flagrante desprecio e intrusión del gobierno chino en la libertad religiosa del pueblo tibetano se encuentra en la historia de Gendhun Choekyi Nyima, el XI Panchen Lama. Este mes de mayo se cumplen 26 años del secuestro y la desaparición forzada de Gendhun Choekyi Nyima, de su familia y de Chadrel Rinpoche, antiguo abad del monasterio de Tashi Lhunpo.

Durante años, el Comité de los Derechos del Niño y el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la ONU, organizaciones internacionales, parlamentos y gobiernos, y simpatizantes del Tíbet de todo el mundo han promulgado resoluciones e informes exigiendo información y la liberación del XI Panchen Lama. En 2020 la Administración Central Tibetana, a través de las Oficinas del Tíbet, puso en marcha una campaña mundial de sensibilización de un mes de duración. Seguimos firmes en nuestra reivindicación de la liberación del XI Panchen Lama.

A pesar de estos esfuerzos conjuntos, China sigue repitiendo mentiras para justificar el secuestro de un niño de seis años y su desaparición forzada. El gobierno chino desmiente el secuestro y cualquier maltrato al Panchen Lama, si hubiera algo de verdad en ello debería ser capaz de proporcionar pruebas sobre el XI Panchen Lama, su familia y Chadrel Rinpoche a través de fotos y vídeos recientes que puedan ser autentificados.

La censura y la vigilancia en el Tíbet han alcanzado niveles sin precedentes, intensificando aún más la violación de los derechos fundamentales del pueblo tibetano. El 24 de diciembre de 2020, las autoridades de la llamada Región Autónoma del Tíbet (TAR en inglés)anunciaron acciones penales contra las personas que utilizan herramientas de comunicación por internet para “dividir el país” y “socavar la unidad nacional”, lo que ayudará aún más al gobierno a perseguirlos.

No es de extrañar que China figure como el peor país del mundo en cuanto a abusos de Internet en el informe de Freedom House de 2020 sobre la libertad en la red. Del mismo modo, China ocupa uno de los últimos puestos, el 177, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020, elaborada por Reporteros sin Fronteras (RSF en inglés). Este informe evalúa cada año la situación de los periodistas que trabajan en 180 países y territorios.

El pasado diciembre, un nómada tibetano de 30 años, Lhundup Dorjee, de la prefectura de Machin Golog, fue condenado a un año de prisión por publicar un vídeo de las enseñanzas de Su Santidad en Weibo, un portal de microblogging. Totalmente fortificado en una jaula digital, es casi imposible sacar información del Tíbet. El pasado mes de enero, recibimos la noticia de la autoinmolación de protesta de Shurmo, de 26 años, del pueblo de Driru 3 Shagchukha, cinco años después del suceso. Esto da una idea del alcance del control y la vigilancia de la información que se lleva a cabo en Tíbet.

Shurmo es uno de los 155 tibetanos que se han autoinmolado desde 2009. Ya han muerto 133 tibetanos tras sus protestas con autoinmolación. La opresión del dominio chino en el Tíbet ha llevado a los tibetanos dentro del Tíbet a recurrir a medidas extremas para expresar su resentimiento contra las políticas y prácticas que amenazan la identidad, la religión y la cultura tibetanas. Mientras están envueltos en llamas, incluso entonces piden la libertad del pueblo tibetano y el legítimo regreso de Su Santidad el Dalái Lama al Tíbet. La realidad del Tíbet se refleja en el informe anual de Freedom House de 2021, que califica al Tíbet como la región menos libre del mundo junto a Siria.

En la actualidad, los tentáculos de China han llegado más allá del Tíbet al utilizar su creciente influencia económica para poner en peligro la democracia mundial.

Según Freedom House, “China lleva a cabo la campaña de represión transnacional más sofisticada, global y exhaustiva del mundo”. Destaca los esfuerzos del PCCh por controlar y presionar más allá de sus fronteras a los ciudadanos chinos, a los disidentes políticos y a las comunidades minoritarias como los tibetanos, uigures y hongkoneses. Las democracias de todo el mundo deben unirse para frustrar estos ataques a la democracia global.

El 27 de diciembre de 2020, el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó la Ley de Política de Apoyo al Tíbet 2020 (TPSA en sus siglas en inglés). La TPSA actualiza notablemente la política y el apoyo de Estados Unidos al Tíbet. Establece categóricamente que la reencarnación del Dalái Lama y de otros líderes budistas tibetanos es una cuestión religiosa y que todas las decisiones relativas a las reencarnaciones corresponden exclusivamente al Dalái Lama, al pueblo tibetano y a la comunidad budista tibetana. Además, advierte de la imposición de sanciones a cualquier autoridad china que interfiera en este asunto.

El proyecto de ley reconoce formalmente a la Administración Central Tibetana y reconoce la importancia del medio ambiente del Tíbet y sus mesetas.

Agradecemos al gobierno de los Estados Unidos, al Congreso y al Senado, y especialmente a los promotores y copromotores del proyecto de ley. También agradecemos a todas las organizaciones y a las personas individuales que apoyaron la rápida aprobación del proyecto de ley.

Agradecemos al secretario de estado de los EE.UU., Anthony Blinken, por facilitar el rápido nombramiento del Coordinador Especial de EE.UU. para Cuestiones Relacionadas con el Tíbet. También instamos a la administración Biden a que nombre rápidamente al Coordinador Especial de los Estados Unidos y a que siga implementando legislaciones fundamentales como la Ley de Acceso Recíproco al Tíbet de 2018 y la TPSA de 2020.

La Comisión Ejecutiva del Congreso de los EE.UU. sobre China ha recomendado al Congreso y a la Administración de los EE.UU. que insten al Gobierno chino a “dejar de tratar al Dalái Lama como una amenaza para la seguridad” y a reanudar el diálogo con los representantes de Su Santidad sin ninguna condición previa. Mi Administración está comprometida con el Planteamiento del Camino Medio para conseguir una auténtica autonomía para todo el Tíbet.

Nos mantenemos unidos a nuestros hermanos y hermanas del Tíbet, especialmente a los presos políticos que permanecen firmes a pesar del trato inhumano y la tortura que sufren en las cárceles chinas. Acogemos con satisfacción la reciente noticia de la liberación del defensor de la lengua tibetana Tashi Wangchuk tras una condena de cinco años. Pedimos al Gobierno chino que libere a todos los presos políticos de conciencia, incluido el XI Panchen Lama.

A medida que nos acercamos a la ronda final de las elecciones para Sikyong y para el 17º Parlamento, instamos a una participación responsable, especialmente en las redes sociales. Disfrutamos de los beneficios de la democracia que nos otorgó nuestro gran líder, y debemos ejercer este derecho con responsabilidad. Debemos recordar que tenemos el deber de honrar las esperanzas y aspiraciones de nuestro pueblo en el Tíbet. Podemos hacerlo fortaleciendo nuestra democracia en el exilio y nuestra causa por la libertad y la justicia.

Rendimos obediencia a Su Santidad, cuyos incansables esfuerzos han propiciado el apoyo global a la causa del Tíbet y el establecimiento de una sólida administración y comunidad tibetana en el exilio.

Mi Administración ha trabajado para promover nuestra causa y hacer llegar al mundo las voces de los tibetanos dentro del Tíbet. Al mismo tiempo, hemos dirigido nuestros esfuerzos a promover el bienestar de la diáspora tibetana. Ha sido un honor, y agradecemos a todos su apoyo.

Nuestra continua lucha por la libertad no sería posible sin el apoyo de nuestros amigos de todo el mundo. El Kashag, en nombre de los tibetanos dentro y fuera del Tíbet, agradece especialmente al gobierno de la India y a su pueblo su constante generosidad y apoyo. Agradecemos a los líderes, gobiernos, parlamentos, organizaciones y personas individuales que defienden la justicia, la igualdad y la libertad y que siguen apoyando la justa causa del Tíbet.

Por último, rezamos por la larga y saludable vida de Su Santidad el Gran XIV Dalái Lama. Rezamos por la pronta llegada del día en que el rayo de la paz y la libertad brillen sobre el País de las Nieves.
¡Bhod Gyalo!

El presidente 10 de marzo de 2021

Nota: Esta es una traducción de la versión en inglés de la declaración tibetana. En caso de que surjan discrepancias, la versión tibetana será la definitiva y autorizada.

About Gonpo Phyag

    Escribe un comentario

    A %d blogueros les gusta esto:
    Ir a la barra de herramientas