Dalai Lama

Carta abierta del Dalai Lama: Salvar a nuestro planeta está en nuestras manos

Fuente: La Oficina de Su Santidad el Dalai Lama.

Traducción al español por Luis Gómez.

Carta abierta: Salvar a nuestro planeta está en nuestras manos y las de nuestros políticos 


La madre del Buda histórico, se dice, dio a luz mientras se apoyaba en un árbol. Más tarde el Buda alcanzó la iluminación bajo otro árbol, y falleció mientras los árboles se alzaban sobre él como testigos. Si el Buda pudiera regresar al mundo, ciertamente estaría en contacto con campañas para proteger al medioambiente. 

Hablando a título personal, yo no tengo ninguna vacilación al apoyar iniciativas para proteger al medio ambiente. Ésta es una cuestión de supervivencia, porque este hermoso planeta azul es nuestro único hogar.

El año pasado, millones de jóvenes hermanas y hermanos realizaron protestas, exigiendo a los líderes políticos tomar acciones para combatir el cambio climático. De esta manera están ayudando a educar al público, a pesar de que atestiguamos la destrucción de ecosistemas y el dramático declive de la biodiversidad.

Personalmente aprecio mucho los esfuerzos de Greta Thunberg para hacer consciencia de la necesidad de tomar acciones directas para este asunto. Sus esfuerzos para promover el hecho del calentamiento global, entre la niñez en edad escolar, es un logro extraordinario. A pesar de su juventud, su sentido de responsabilidad universal es maravilloso. Yo apoyo totalmente su movimiento “viernes por el futuro.”

Creo que cada individuo tiene la responsabilidad personal, de ayudar a guiar a nuestra familia global en pos de la dirección correcta. Las oraciones y buenos deseos no son suficientes. Debemos asumir la responsabilidad. Movimientos globales surgen de iniciativas humanas personales.

La juventud del siglo XXI tiene la oportunidad y la habilidad de realizar los cambios necesarios para crear un siglo de paz, de diálogo y compasión. Mientras el calentamiento global aumenta en intensidad, mucha gente joven trabaja en conjunto encontrando y compartiendo soluciones. Ellos son nuestra auténtica esperanza. Puede ser que las ideas desciendan en la sociedad, pero los movimientos para llevarlas a cabo tienen que trabajar ascendiendo desde la bases mismas. Debido a que sus esfuerzos están basados en la razón y en la verdad, creo que la juventud triunfará y traerá a la realidad el cambio.

Sin embargo, no podemos dejar nuestras esperanzas solamente en las manos de la generación más joven. Tenemos que elegir líderes políticos que actúen con urgencia, en este tema. Hoy estamos viendo una conexión muy fuerte, entre las elecciones y las políticas del medioambiente.

La ciudadanía ha elegido a Parlamentarios ‘Verdes’ en mayor número en países como Alemania, Suiza, Finlandia, Bélgica y los Países Bajos y también para el Parlamento Europeo. Este es un buen indicio que la acción y la opinión pública puede cambiar las mentes de los políticos. Frecuentemente pienso que los políticos no toman con seriedad el tema de la protección climática y medioambiental. La ignorancia es el Enemigo Público número uno.

Y no es suficiente convocar a conferencias y reuniones, debemos implementar un cronograma para el cambio. Solo sí nuestros líderes políticos comienzan a actuar en este momento, tendremos razones para tener esperanzas. No debemos sacrificar nuestra civilización por la avaricia de unos cuantos.

Los periodistas tienen una importancia de igual magnitud. Yo les digo que en estos tiempos tienen la responsabilidad de generar conciencia en la gente, no sólo el reportar las malas noticias, sino también, el de generar esperanza.

Estudios recientes sugieren que el mundo se está acercando al límite de su ‘presupuesto de carbono’. Por lo tanto dicho presupuesto, tiene que ser como una ficha de cambio en estos tiempos. A los políticos se les están acabando los pretextos, así que tenemos que usar sabiamente nuestro tiempo.

Los siete mil millones de seres humanos en la Tierra necesitan un sentido de responsabilidad universal como un motivante central para restablecer el equilibrio en nuestras relaciones con el ambiente. Poseer un sentido de unidad de la humanidad, frente al desafío del calentamiento global, es clave para nuestra supervivencia.

Ya que el futuro de todas las generaciones venideras descansa sobre nuestros hombros, debemos ser decisivos en tomar acciones antes de que sea demasiado tarde. Soy un monje y por lo tanto no tengo hijas ni hijos, pero la gente que sí los tiene, deben de pensar cómo será la vida para ellos y para sus nietos. Estamos al comienzo del siglo XXI, en este momento debemos de mirar hacia delante para ver cómo las cosas podrían para el siglo XXII y XXIII.

Su Santidad el XIV Dalai Lama.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas