Noticia Tíbet hoy

El caballo de Troya chino

Durante años, los tibetanos han esperado que el Caballo de Troya del PCCh detuviera su traición, solo para darse cuenta de que nada había cambiado.

Nawang Phuntsog para The Quint


En la conferencia de prensa del pasado 8 de julio en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, el secretario Mike Pompeo extendió un tardío feliz cumpleaños a Su Santidad el 14º Dalai Lama. Todos los principales medios de comunicación tibetanos informaron ampliamente sobre esta noticia. Es difícil recordar si algún otro funcionario gubernamental de alto rango hizo anuncios públicos similares en el pasado.

Entonces, se puede suponer que este año marca un nuevo comienzo para la lucha tibetana después de lo que parece un período de inactividad prolongado que vio una relación desafortunada entre el ascenso económico meteórico de China y la esperanza cada vez menor para el futuro del Tíbet. Este año puede ver una reversión de esta correlación a medida que el mundo continúa presenciando la inesperada caída en desgracia del Partido Comunista Chino (PCCh) luego de su respuesta fallida al brote de COVID-19.

Otra buena noticia fue que el secretario Pompeo centró su enfoque en el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, una empresa que previamente describió como un “caballo de Troya de la inteligencia china”. La designación del secretario de Huawei como el “caballo de Troya” del PCCh fue una analogía poderosa. De hecho, fue una representación visual vívida y capturó completamente el viejo proverbio, “una imagen vale más que mil palabras”. Inspirándome en la analogía del caballo de Troya, comencé a escribir mis observaciones para proporcionar una nueva perspectiva sobre algunos eventos históricos tibetanos seleccionados.

Invasión cultural de China

En primer lugar, para un poco de perspectiva histórica sobre el origen de esta expresión, el Caballo de Troya es considerado uno de los trucos más famosos de la historia que los griegos jugaron cuando asediaron la ciudad de Troya para poner fin a su guerra de 10 años en el siglo XII a. C. Concebido por Ulises, los griegos construyeron un caballo de madera gigante y lo dejaron fuera de la ciudad.

Los troyanos llevaron el caballo al interior de la ciudad, ya que creían que era una ofrenda de paz, pero Ulises completamente armado y unos cincuenta guerreros aqueos se escondían dentro. Más tarde esa noche, mientras los troyanos cansados ​​y borrachos dormían, los cincuenta guerreros salieron del caballo de madera y abrieron las puertas de la ciudad para el resto de su ejército. Luego, conquistaron la ciudad.

Desafortunadamente, la historia del Tíbet está repleta de casos en los que los tibetanos se convirtieron en víctimas de los caballos de Troya del PCCh año tras año. Quizás el más notorio es el “Acuerdo sobre medidas para la liberación pacífica del Tíbet” de 17 puntos, que la República Popular China (PRC) obligó a firmar al Tíbet el 23 de mayo de 1951. En contra de sus deseos, el gobierno tibetano intentó cumplir con los términos de este documento.

Por otro lado, China mostró total desprecio por el espíritu del “Acuerdo” y desató insoportables atrocidades sobre el pueblo tibetano para acelerar la ocupación del Tíbet y destruir su patrimonio cultural distintivo. Lejos de ser una liberación pacífica, el trauma psicológico, físico y emocional de los tibetanos continúa sin cesar hasta el día de hoy.

Es probable que el caballo de Troya de este PCCh sea recordado en la historia como el que tiene la racha más larga de engaños en el trabajo que genera desinformación tras desinformación.

Por citar alguno, un buen ejemplo es la política nacional sobre lenguas minoritarias del PCCh.

La constitución de China garantiza la protección total y la libertad de las minorías étnicas para usar y desarrollar sus idiomas hablados y escritos en la administración, el poder judicial y la educación. Pero en realidad, el PCCh está “reemplazando gradualmente los idiomas de las minorías de China por el idioma chino, y el gobierno ha comenzado el proceso para reemplazar los idiomas uigur y tibetano en las escuelas de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang y la Región Autónoma Tibetana, introduciendo el mandarín como medio de instrucción.”

En diciembre de 1978, Deng Xiaoping inició el diálogo Beijing-Dharamsala con Su Santidad, que fue considerado el desarrollo más significativo en la relación entre China y el Tíbet desde 1959. La comunidad tibetana en el exilio estaba eufórica ante esta grata noticia, y un temprano regreso a su tierra natal parecía entonces más plausible que nunca.

Sin embargo, esta emoción inicial duró poco, ya que un resultado tangible fue esquivo. La investigación de Dawa Norbu (1997) mostró que “el motivo principal era y sigue siendo persuadir al líder tibetano autoexiliado para que regrese a la patria”. La relación económica y política de China con Occidente era precaria en esos días. Este diálogo podría haberse utilizado como pretexto y prueba de liberalización para estrechar lazos económicos con Occidente. Estados Unidos otorgó el estatus de “nación más favorecida” a China, que luego fue promulgada por el presidente Clinton el 10 de octubre de 2000.

‘Tíbet arruinado por sus esperanzas’

Oportunamente, hay un viejo dicho que se traduce más o menos como “China está arruinada por sus dudas, mientras que el Tíbet por sus esperanzas”. Durante tantos años, los tibetanos han esperado que el Caballo de Troya del PCCh detuviera su traición, solo para estar continuamente decepcionados de que nada haya cambiado. Por el contrario, el Caballo de Troya se ha vuelto más ominoso y de mayor alcance en la difusión de su malicia.

Otro enorme caballo de Troya del PCCh es el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, que pretende ser una empresa de telecomunicaciones inocente. Sin embargo, el secretario de Estados Unidos lo ha llamado lo que es, una amenaza a la seguridad nacional y un “caballo de Troya de la inteligencia china”. No se equivoquen, las aplicaciones populares de redes sociales, como WeChat, están creadas para servir al PCCh, sobre todo. No es de extrañar que India haya prohibido 59 aplicaciones chinas.

¿Cuál es, entonces, la lección para los tibetanos que probablemente sean susceptibles a estas tácticas del caballo de Troya? Debemos estar más atentos en todo momento, especialmente cuando se cuestiona al PCCh por sus actividades con un nuevo enfoque conocido como “desconfiar y luego verificar”.

(El autor fue  presidente del Departamento de Educación Primaria y Bilingüe de la Universidad Estatal de California, Fullerton, hasta que se jubiló en julio de 2020)

Traducción al español por Aloma Sellanes tibetpatrialibre.org

About Gonpo Phyag

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas